Dresinas de la postmodernidad

Die 120 Tage von Sodom
MILO RAU
★★★☆☆
El director suizo lanza un alegato contra el aborto por trisomía 21
con referencias a Pasolini e interpretado por jóvenes discapacitados.

No hay comentarios

Sodoma es la historia de un fin de época. Cuenta el Génesis cómo una lluvia de fuego y azufre acabó con la antigua ciudad donde los hombres no amaban a las mujeres, cerca de Gomorra, en la cuenca del Mar Muerto. En vísperas de la Revolución Francesa, el marqués de Sade retomó la historia bíblica, inventando un desaforado capítulo de la Francia del Rey Sol, donde altos mandos estamentales abusaban y mataban a sus propias hijas y a adolescentes del pueblo llano. En 1975, Pasolini trasladó la historia a la República italo-nazi de Saló, donde un petit comité fascista, en torno a 1944-45, secuestraba a jóvenes de toda procedencia para repetir o aumentar las tropelías de Sade y la Biblia. Y en 2016, Milo Rau llevó Sodoma a la Suiza actual, donde su adaptación libre, protagonizada por intérpretes con síndrome de Down, pudo obtener el Gran Premio Suizo de Teatro mientras la apacible Confederación aceptaba, en referéndum, el aborto por trisomía 21. De la antigüedad bíblica a la Suiza de hoy pasando por la Francia estamental o la Italia fascista, Sodoma pretende revelar algo esencial: la decadencia de unas sociedades que, en sus estertores, lanzan un último y complejo destello, imagen de un cuerpo putrefacto que es la mejor lección de anatomía posible.

…en 2016, Milo Rau llevó Sodoma a la Suiza actual, protagonizada por intérpretes con síndrome de Down, mientras la Confederación aceptaba, en referéndum, el aborto por trisomía 21.

La lección anatómica de Rau es bastante forzada, aunque tenga un sentido: Suiza, cumbre oficial del desarrollo político y económico, se ampararía en la genética y la democracia directa para dignificar el sacrificio de los más débiles. Ni que decir tiene, la cuestión es más compleja que el alegato anti-abortista de Rau contra su tierra, pero esto es lo que encontramos en Die 120 Tage von Sodom. Y para dignificar su alegato, Rau se ampara en Pasolini, escribiendo una glosa y homenaje a Salò (1975), replicando y comentando sus escenas con un narrador que confiesa, a modo de prólogo, su rendida admiración por el film. Entre Salò y la trisomía 21 se cuela, además, algún que otro gesto oportunista, como las citas grandilocuentes de la última cena y la crucifixión (ajenas a Pasolini, Sade y la Sodoma bíblica), y algún chiste fácil de captatio benevolentiae. Pero también un emotivo monólogo sobre el aborto y la culpa, e inteligentes reflexiones meta-escénicas sobre lo representable en cine y en teatro, que circunvalan sin tocar el teatro de la crueldad de Artaud, implícito en las páginas de Sade, flagrante en los planos de Pasolini, y devuelto por Rau a las tablas donde se conceptualizó como indagación y provocación.

…para dignificar su alegato, Rau se ampara en Pasolini, escribiendo una glosa y homenaje a Salò (1975), replicando y comentando sus escenas…

Los actores son lo mejor de la función. Brilla el elenco discapacitado del Theater HORA, con una encantadora ironía y autoironía, con enorme desenfado para todo tipo de escenas, mostrando el absurdo de cualquier tentación de condescendencia: no la necesitan porque rayan muy alto. Los demás actores también demuestran una enorme talla cuando narran su pasión por Pasolini (Robert Hunger-Bühler), cuando asocian tortuosamente el aborto con el crimen (Michael Neuenschwander) o cuando claman en la lengua de Sade por un romántico amor verdadero (Dagna Litzenberger Vinet), más acá de Sodoma. Y la escenografía acompaña muy bien, alternando el encanto de una frecuente penumbra con el brillo de la gran pantalla y el vídeo en directo, o con el telón rojo de terciopelo que adorna la embocadura del viejo teatrillo, y por supuesto con la cruz para la iconografía blasfema y en verdad ingenua, una correcta incorrección ajena a cualquier Sodoma conocida, a Suiza, a la trisomía 21 o el siglo XXI.

Brilla el elenco discapacitado del Theater HORA, mostrando el absurdo de cualquier condescendencia: no la necesitan porque rayan muy alto.

Rau entusiasma a una platea que aplaude a rabiar incluso lo inesperado: el alegato anti-aborto y su aparatosa asimilación a la eugenesia fascista, con Saló de fondo. Quizá porque se aplaude lo que se venía a aplaudir: el último estreno en Barcelona de una estrella mundial del teatro político, fundador del valioso y comprometido Instituto Internacional del Asesinato Político, epígono valiente de Piscator, lector voluntarioso del Pasolini más difícil, e inopinado detractor de un aborto que, según él, nos devuelve el reflejo decadente de nuestra sociedad fascistoide. Pero Rau no es Sade ni Pasolini, y a estos 120 Tage… les viene grande el sonoro nombre de Sodoma, sus ecos apocalípticos de fin de época, los vuelcos revolucionarios de fondo que, como dijo Marx y cita Rau, serían las locomotoras de la historia. Aquí tenemos más bien una vagoneta del presente, una dresina de la postmodernidad de interés muy desigual, con un alegato provida bastante problemático (cuando no tramposo), que probablemente no se cuenta entre lo mejor del impredecible Rau.

DIE 120 TAGE VON SODOM
Duración ≈1h40 Género Teatro de la crueldad Teatro Lliure de Montjuïc
Idioma Alemán (sobretítulos en catalán) Fechas 22–23/02/2019
Precios 14–30€ Foto © toni suter/t+t fotografie

Texto Milo Rau, a partir de Salò (1975) de Pier Paolo Pasolini
Dirección Milo Rau
Ayudante de dirección Manon Pfrunder
Dramaturgia Stefan Bläske, Gwendolyne Melchinger
Ayudante de escenografía Simon Sramek
Escenografía y vestuario Anton Lukas
Ayudanta de vestuario Tiziana Angela Ramsauer
Iluminación Christoph Kunz
Documentación y colaboración dramatúrgica Rolf Bossart, Mirjam Knapp
Vídeo Kevin Graber
Ayudante de vídeo Jörg Hurschler
Apuntadora Katja Weppler
Regidor Michael Durrer
Oyente Jannis Nicolas
Coproducción Schauslpielhaus Zürich, Theater HORA, prohelvetia

Elenco
NOHA BADIR
REMO BEUGGERT
GIANNI BLUMER
MATTHIAS BRÜCKER
NIKOLAI GRALAK
MATTHIAS GRANDJEAN
JULIA HÄUSERMANN
SARA HESS
ROBERT HUNGER-BÜHLER
DAGNA LITZENBERGER VINET
MICHAEL NEUENSCHWANDER
MATTHIAS NEUKIRCH
TIZIANA PAGLIARO
NORA TOSCONI
FABIENNE VILLIGER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s